Difamar sale gratis, Castaño no será el último

 

Cuando salió a la luz pública la sanción de cuatro días de chocolate impuesta al compañero Castaño por “RETRASOS INJUSTIFICADOS EN LA LINEA”, la Asamblea de CGT decidió investigar e informarse de cómo y por qué se había llegado a esa situación. Posteriormente decidimos apoyar con todos los medios a nuestro alcance al compañero por entender que tenía la razón de su parte y por atreverse a denunciar su situación públicamente. TMB traspasaba una línea roja, la de que los HORARIOS SON ORIENTATIVOS, en definitiva, se le sancionaba por no ceder a

una situación que sufrimos cada día más, como es la sobrecarga de trabajo motivada por la incapacidad de gestión del día a día de la dirección técnica y política de la empresa. Sabíamos que el siguiente paso a realizar por parte de la empresa y de sus sindicatos, esos que nunca cuestionan las órdenes que reciben de su amo y que ejercen de voceros, sería como en otras ocasiones empezar una campaña de intoxicación contra él. Por ese mismo motivo publicamos en el Utopía nº 179 el texto íntegro de la sanción. Castaño no es el primero, ni por desgracia será el último, que sufre esta estrategia de acoso y derribo, lo imperdonable es que la fomentan determinados sindicatos, los mismos que firmaron un convenio que la plantilla rechazó por dos veces y que se llenan la boca afirmando que trabajan en beneficio de todos, pues el compañero Castaño forma parte de ese “todos”, pero es más fácil humillarle y difamarle imputándole un delito y acusarle de robar, que intentar encontrar una solución tanto a su sanción como a la problemática de los horarios, de las múltiples escogidas en línea y otros problemas que nos afectan a todos en el día a día.

Mientras los sindicatos combativos mostraban su apoyo y solidaridad al compañero, otros como ACTUB se borraban, y otros a la primera ocasión se ponían del lado de la empresa, como los nuevos becarios de UGT (demostrando la falsedad de su discurso, ”nos vamos de PSA para cambiar UGT desde dentro”) y los del SIT a lo suyo, que es difamar, comenzando a sugerir por “lo bajini”, en los corrillos de las máquinas de café, que había otros motivos que sustentaban la sanción, haciendo alusión a problemas con las liquidaciones, que no es una persona sociable,  que es “un perla”,  que no se habla con el resto de los compañeros de la línea, que es el único que no hace el horario. Como vieron que había compañeros dispuestos a pelear y a conocer la verdad, el conductor/esquirol Asenjo, que ejerce de delegado LOLS por el SIT,  como respuesta a una pregunta de un compañero, escribió literalmente esta acusación muy grave en un grupo de whatsapp: “Ojo¡¡ lo han sancionado entre otras cosas por cobrar a los turistas el equipaje. Y eso no entra en las arcas de la empresa. Ahora vais y lo defendéis. Este torpe útil, aficionado a pasarse las permanencias jugando al futbolín en la cochera del Triangle, esquirol en múltiples ocasiones y representante del SIT, una organización sindical que siempre ha demostrado estar del lado de la empresa, se permite el lujo de dar lecciones de moral y sin ningún tipo de rubor imputa al compañero Castaño un delito y lo acusa de robar. Ahora, por miedo a  una posible denuncia que afectaría a Asenjo y a su empresa sindical, lo utilizan de cabeza de turco, escribe un whatsapp donde pide disculpas y exculpa al SIT, echa la culpa a las malas compañías y anuncia su dimisión del rebaje, como si fuera decisión propia. Ahora se esconderá bajo tierra como un gusano y desaparecerá una temporada, creemos que hasta el próximo conflicto laboral.

Desde CGT consideramos, después de leer los whatsapps de este personaje, que el mal ya está hecho, que todo intento de exculparse tanto él como su  sindicato es ridículo, el SIT lo echa a los leones para salir indemne de esta gran cagada, ninguno de sus dirigentes asumirá ninguna responsabilidad. Tampoco asumirán ningún tipo de responsabilidad todos aquellos que repetían el mismo mensaje, la misma mentira que este sujeto se atrevió a escribir, porque en esta empresa difamar y acusar de haber robado, sin ningún tipo de prueba, sale gratis.

La última palabra en este asunto la tiene el compañero Castaño, ha escrito un whatsapp aceptando las disculpas del personaje y dándole una lección de compañerismo, dejando clara su altura como persona y como compañero de trabajo.

Desde CGT, mostramos nuestro máximo respeto a su decisión y reiteramos todo nuestro apoyo, tanto moral como sindical, pero no compartimos la decisión de pasar página.

Sabemos que la miseria demostrada por estos voceros, bendecidos por la dirección con un local en metro, enchufe de familiares por encima de cualquier criterio de selección y otros privilegios, seguirá mientras no le pongamos freno. Difamar sale gratis, se pierde una ocasión a nivel judicial para poner a estos impresentables en su sitio y terminar con su impunidad, pero como afirmamos desde un principio es el momento de la acción sindical y esta no ha acabado.