Se quejan de lo que aceptan

 

Nuestro delegado de prevención solicitó, el Sábado 29 de julio, que se reuniese el Comité de Seguridad y Salud de forma urgente y extraordinaria para tratar el tema de lo sucedido con un bus turistic el día 27 y la posible repercusión en el conductor, informador-a, así como en las/os y los usuarias/os. La Dirección no convoco intentado tapar los hechos y amparándose en el nuevo protocolo de agresiones del 2015 que le firmaron a su medida los delegados del Actub y el

Tridente. Tras esta solicitud y el revuelo mediático, despertó el comité de empresa convocando una reunión de la comisión permanente el día 2 de Agosto, con el fin de sacar un documento a mitad de camino entre un comunicado para la prensa y una solicitud para pedirle explicaciones  a la empresa de los hechos ocurridos. CGT no firmo dicho documento por estar cargado de afirmaciones erróneas. UGT, SIT, CCOO y ACTUB que volvió a posicionarse de forma seguidista con el Tridente, lo firmaron.

De las falsedades de ese documento la más sorprendente es que se quejan de que no se cumple el protocolo de agresiones.  Estos señores del Tridente y Actub parece que no recuerdan que a finales del 2015 firmaron un nuevo protocolo de agresiones, en el que daban potestad a la dirección de TB  para decidir cuando una agresión a un conductor es leve o no y en el caso de que esos mismos directivos lo consideren leve no se convoca al Comité de Seguridad y Salud. Tampoco se convocará sí el conductor no pone denuncia o no va a los servicios médicos para que lo valoren. De esta forma deterioraron el protocolo anterior en el que se convocaba el CSS al día siguiente de cada agresión, fuese leve o no. CGT expuso los problemas que podría traer ese nuevo protocolo que querían aprobar, esos mismos problemas de los que ahora se quejan, pero al Tridente y a los dirigentes del Actub les pudo más no aceptar una propuesta que venía de CGT y los argumentos empresariales que el bienestar de la plantilla. Por no darnos la razón en nuestras propuestas prefirieron desproteger a los/as Conductores/as ante las agresiones que podemos sufrir realizando nuestro trabajo.

Ahora esos mismos sindicalistas que empeoraron la protección de los conductores, acusan a CGT de no preocuparse por  el trabajador. Intentan acusarnos de lo que tanto Tridente como los delegados del Actub empeoraron con su firma del protocolo de agresiones del 2015.